Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

Suena temprano el crujir de una baraja. El negocio de proximidad se mete en nuestra alcoba y por fin se convierte en nuestra banda sonora. 

El mundo está despertando lentamente de su invierno. El mundo que en realidad es nuestro barrio pequeño y redondo diario, al fin se abre como una flor diminuta y generosa y nos muestra de nuevo su verdad, la verdad a la que se enfrentan. 

Poco a poco vamos normalizando nuestro derecho al ocio. El regreso a lo que éramos antes de la pandemia. Algo hemos aprendido en el camino. Nos acompaña el miedo y una crisis de la que seguro que tendremos que salir de la mano. Hoy abren sus puertas muchos de los negocios de los que somos familia. Los no esenciales que para muchos son esenciales, son los mismos que nos han estado ofreciendo contenido en estos días de refugio. 

Proximidad etp
Fotografía: Fran Delgado

Las imprentas empiezan a rodar y nacerán libros nuevos que permanecieron en su vientre mientras estábamos todos quietos, las editoriales, grandes sufridoras también del no esencialismo recomponen sus catálogos y por último los libreros volverán a la carga con su laborioso ejercicio. Todo es una pelota que comienza a rodar. 

Ocurre lo mismo con nuestros bares que nos abren la alegría naranja de sus terrazas.  Hemos dejado de templar el café hirviendo de camino al trabajo cada mañana y el saludo tempranero al camarero-amigo que te lo servía.

Hemos estado sometidos a lo esencial durante este encierro. Durante la fase 0 nos han enseñado cuáles son los productos esenciales y cuáles no. Pero entendemos que lo esencial es demasiado subjetivo, así ha sido siempre.

Nuestros amigos comercios, amigos bares, amigos tiendas de ropa, amigos vinotecas, amigos imprentas, amigos editoriales independientes, amigos librerías, amigos taller de informática… nos necesitan ahora más que nunca porque para muchos de nosotros, ellos son esenciales. 

El equipo de El tercer puente así lo entiende y no puede más que animaros a que no olvidemos esas puertas que hoy, generosamente y con mucha incertidumbre, nos abren el camino hacia la normalidad que deseamos. 

No nos olvidemos de vivir.

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná
Faldon pre
Peaje post
Imagen de Pxhere.com CC0 Dominio publico

CÁDIZ TODAY-. La cantidad de usuarios que están utilizando la bicicleta durante el periodo de desescalada con el Coronavirus se ha visto incrementado sustancialmente en la capital gaditana produciendo retenciones en carril bici que dificultan la circulación fluida de los usuarios. Se han desbordado la previsiones. Con el objetivo de combatir esta situación, el ayuntamiento ha ideado colocar un peaje en las Puertas de Tierra y otro a la altura del Hotel Playa para controlar el tráfico de bicicletas. “La cantidad de bicicletas que estamos viendo estos días no es normal”, comenta Martín Vila, concejal de movilidad del ayuntamiento. “Se están produciendo situaciones que vulneran las medidas de seguridad más elementales contra la covid-19 y debemos canalizar esta situación de alguna manera”. No obstante, el concejal afirma que se trata de una medida “de carácter temporal” y que una vez se vuelva a la nueva normalidad “se retiraran unos peajes que no nacen con afán recaudatorio, sino como medida para favorecer la salud de los gaditanos y gaditanas”, termina Vila. Las asociaciones ciclistas han manifestado su malestar ante una medida que consideran “injusta” y que no “tiene ni pies ni cabeza”. “Parece mentira, ahora que le han quitado el peaje a los sevillanos lo instauramos en nuestra propia ciudad, manda cojones”, termina su portavoz.

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná
Faldon pre
Obispado post
Fotografía: Semana Santa 2018 8 de Obispado de Cádiz y Ceuta bajo licencia Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

CÁDIZ TODAY-. Según ha podido contrastar la redacción de Cádiz Today, el Obispado habría trasladado al ayuntamiento la posibilidad de celebrar un Domingo de Ramos chiquito el próximo 16 de agosto. “Se trata de una manera de paliar el irreparable daño sufrido por los cofrades locales en sus sentimiento religioso con la suspensión de la Semana Santa este año”, afirman desde fuentes oficiales del propio obispado. “Si el carnaval tiene su fiesta pequeñita, la Semana Santa no puede ser menos. Más aún, teniendo en consideración lo ocurrido este año”. La iniciativa cuenta con el apoyo del Consejo Local de Hermandades y Cofradias de Cádiz que en un comunicado en su web “acogen con entusiasmo esta propuesta”, que servirá, en cierta medida, para ”celebrar algo tan importante como la religiosidad cofrade de nuestra ciudad” y que este año se ha visto coartado “justo cuando hay un gobierno socialcomunistabolivariano, ¿casualidad?” afirman desde el Consejo. En el mismo sentido se han manifestado desde HORECA, que ven la propuesta como algo “positivo” y que permitirá dinamizar el sector hostelero “tan debilitado con la crisis de la Covid-19”. “Esta medida será un fuerte impulso y nos permitirá contratar irregularmente a nuevos trabajadores, lo que sin duda es una buena noticia para el sector”, concluyen desde la Federación.

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná
Faldon pre
Peman post
Fotografía modificación de Puertas Estadio Ramón de Carranza de El Pantera bajo la licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional

CÁDIZ TODAY.- El proceso participativo iniciado por el consistorio de Cádiz para cambiar el nombre del Estadio Ramón de Carranza está trayendo cola. Lo último ha sido la creación de una plataforma ciudadana que propone que «José María Pemán» sea el nombre elegido por el ayuntamiento para el templo de cadismo. Esta plataforma nace promovida por un grupo de próceres locales, que han preferido guardar el anonimato, y columnistas de algún rancio periódico local (codazo, codazo, guiño, guiño) que pretenden “canalizar el caudal de un sentimiento existente en Cádiz” hacia la figura de Pemán, tratando de restaurar su buen nombre en la historia de la ciudad que se ha visto manchado “con el cambio del teatro que llevaba su nombre”. “Nos parece una chuflería ponerle Michael Robinson o Mágico González, existiendo una figura como la de Pemán, que encarna como nadie los valores de nuestra ciudad y tiene una obra magna propia de un hombre renacentista adelantado a su tiempo”. A tal fin, han promovido una recogida de firmas en change.org ya que “si con menos se dio una medalla a la virgen, ¿por qué no vamos a conseguir esto?”. Asociaciones de Memoria Histórica no terminan de comprender esta propuesta y creen que esta iniciativa “puede ser contraria a la Ley de Memoria” y que no tiene “consistencia si se analizan los hechos históricos”. “Creemos que andan algo confundidos. Vamos, que no tienen ni puta idea”, sentencia uno de sus portavoces.

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

Antes de que la pandemia nos cogiera la vez, el equipo de ETP estaba
embarcado en un ilusionante proyecto del que estábamos muy orgullosos y
deseando compartir con vosotros. Nos referimos al libro “El dardo en la
viñeta”
de nuestro compañero y viñetista Pedripol. A punto estábamos de
celebrar y compartir el nacimiento de nuestra aventura con vosotros cuando
nos sorprendió el coronavirus y el resto ya lo saben. Es por eso que desde
aquí queremos liberar algunos de los textos y viñetas de este libro para que
podáis disfrutarlos.
Pronto volveremos a la carga y entonces no nos parara nada. Pero de
momento afilemos las palabras, afilemos los pinceles.
Os presentamos “El dardo en la viñeta” pasen, vean y lean.

*****

Derechos humanos 5. teresa rodriguez
Imagen de Pedripol

“Saben ustedes que a un judío le está prohibido tener trato con extranjeros o entrar en su casa, pero a mí me ha enseñado Dios a no llamar profano o impuro a ningún hombre”

(Hechos 10,28)

Dicen las Sagradas Escrituras que un ángel del Señor se le apareció a San José y le dijo “levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar el niño para matarlo” (Mt. 2, 13-15) Emigrar a Egipto en la época era como cruzar el Estrecho, acercarse al corazón del Imperio del que caían las migajas del banquete de los poderosos en forma de cierta actividad económica que permitiera soñar con un porvenir para los hijos y las hijas.  Desde el principio de los tiempos el mismo legítimo sueño. 

Referencias más explícitas encontramos en la Biblia a la defensa de la emigración y el imperativo de proteger al extranjero al punto de afirmar taxativamente que alojar a un extranjero es alojar a Dios. “Y dirá el rey a los que están a su derecha: “vengan ustedes los que han sido bendecidos por mi Padre; reciban el reino que está preparado para ustedes desde que Dios hizo el mundo. Pues tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero, y me dieron alojamiento. Estuve sin ropa, y ustedes me la dieron. Estuve enfermo y ustedes me visitaron; estuve en la cárcel y vinieron a verme. Entonces los justos preguntarán: Señor ¿cuándo te vimos con hambre y te dimos de comer?, ¿te vimos como forastero y te dimos alojamiento?, ¿o sin ropa y te la dimos?, o ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te fuimos a ver?. El Rey contestará: Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos mas humildes, por mí mismo lo hicieron.” (Mt. 25, 34-40) Pues bien, renacieron los fariseos y los aliados de Herodes que dejarían asesinar al niño Jesús y ahogarse al mismísimo Dios pero que luego harían pasear cada Jueves Santo sus varas de plata y sus corbatas enormes sobre sus minúsculos corazones.

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

Antes de que la pandemia nos cogiera la vez, el equipo de ETP estaba
embarcado en un ilusionante proyecto del que estábamos muy orgullosos y
deseando compartir con vosotros. Nos referimos al libro “El dardo en la
viñeta”
de nuestro compañero y viñetista Pedripol. A punto estábamos de
celebrar y compartir el nacimiento de nuestra aventura con vosotros cuando
nos sorprendió el coronavirus y el resto ya lo saben. Es por eso que desde
aquí queremos liberar algunos de los textos y viñetas de este libro para que
podáis disfrutarlos.
Pronto volveremos a la carga y entonces no nos parara nada. Pero de
momento afilemos las palabras, afilemos los pinceles.
Os presentamos “El dardo en la viñeta” pasen, vean y lean.

*****

Libertad expresión 4. tece
Imagen de Pedripol

No hay nada más peligroso que el humor. Uno podría lanzar una pedrada contra el escaparate del poder y provocar que los de dentro perdiesen una mañana entera teniendo que llamar al seguro para reponer el cristal, con el contratiempo que supone tener que buscar uno igual al anterior, misma tonalidad oscura que impida ver lo que sucede tras él. El apedreador sería aplaudido durante un rato por los presentes antes de ser detenido, pero los ecos de la pedrada se irían diluyendo hasta desaparecer en la misma calle en la que todo sucedió.

Si uno hace un chiste sobre el escaparate, la cosa cambia. No hay seguro al que llamar para solucionar los contratiempos que provoca el humor, ni cristalero que arregle el hecho de que la calle haga bromas denunciando a los de dentro. El chiste se extendería más allá de la calle del escaparate, por toda la ciudad tal vez, quién sabe si a lo largo del país entero, llegando a cada casa. No hay defensa posible ante eso. La única, la del gato panza arriba que intenta asustar enseñando sus zarpas: Buscadme al del chiste del escaparate y metedlo en una mazmorra. A quién buscamos, señor, porque el chiste lo cuenta mucha gente. No sé, al que lo inventó. Pero mañana inventarán otro y se volverá a extender. ¡Pues mañana me traéis a otro, así crearemos miedo al chiste!

Nunca hemos escuchado un debate sobre dónde están los límites del drama. El drama de un niño en un pozo nos provoca miedo, tristeza o morbo, nos paraliza. Por eso no tiene límites. En el drama todo vale. El humor es distinto. El humor no paraliza, activa. Provoca reflexión o rebeldía. El humor es una agresión hacia quienes lo controlan todo, lo poseen todo. O casi todo. El humor es propiedad de la calle y eso hace que haya quien quiera ponerle límites. Límites que no tiene. Puedes encarcelar a una persona, pero es imposible encerrar al humor. Aunque lo metieses con diez candados en una mazmorra a tantísimos metros de altura que ni el vuelo de Carrero Blanco pudiese llegar a ella, el chiste escaparía de allí. Y seguiría circulando de casa en casa para molestia de quienes están tras el escaparate.