Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

Ha llegado la fiesta sin fiesta, han llegado los coloretes sin coloretes y el Dios Momo está por arder, solo nos quedan cenizas, benditas cenizas. Lo sabemos y lo sabíamos pero no deja de sangrar la herida por mucho que se advierta, y es por eso que “cuando llegan las fechas señalaítas” el corazón se nos vuelve papelillo y la fiesta y las coplas se llevan por dentro.

Aguantando el tipo
Ilustración: Fritz

El equipo de El Tercer Puente no podía dejar de celebrar de alguna manera esta situación tan extraña, ni pasar por alto la fiesta grande de esta ciudad, y por eso estamos aquí “atao al maero de las coplas”, que diría Antonio Martínez Ares, y hemos creado este número Especial Carnaval como cada año: El Tercer Pasodoble vuelve. Vuelve por justicia y porque el Carnaval es tan
grande que no puede no ser aunque sea de puertas para dentro, como ocurre en estos tiempos de incertidumbre y tristeza.

Así, algunos de los autores, componentes, periodistas, ilustradores y militantes del Carnaval de Cádiz nos han dejado su reflexión y sus inquietudes para este número. Ojalá lo disfruten, ojalá les sirva este Tercer Pasodoble como compañero para aliviar la tristeza. Ojalá suba el telón y el Dios Momo arda y nos perdone una vez más a todas las mujeres que son Carnaval, a todos los hombres que son Carnaval, a todos los niños y niñas que son Carnaval.

La herida sangra pero nuestra sangre siempre será de colores.

¡Pasen y lean!

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

La poesía tiene corazón de pájaro. Vuela libre y anida en las manos de quien la recibe con los ojos abiertos. Eso creemos en El Tercer Puente y por eso mismo hemos seleccionado estos tres poemas de estos tres grandísimos poetas gaditanos para que volemos a donde sea que tengamos que volar. Disfruten y descubran, viajen y vivan, compartan y sientan. La emoción es lo último que se pierde.  

¡Salud y poesía!

Tres poemas post
Imagen de Oldiefan en Pixabay  

Los poetas
Fernando Quiñones

También tú, curtidor,
y tú, patán hermoso, arrancándole
al invierno terrones, empujando
en agosto el plostellum. Y tú,
herrero entre sombríos fulgores,
o tú, inocente
borracho sin oficio.
También vosotros sin saberlo
conocisteis alguna vez
no la mayor: la única gloria del poeta:
cuando en el prado, la curtiduría,
la taberna, la fragua, se os llegaron
casualmente a la boca aquellas tres, cuatro palabras
que no se habían juntado antes
o nunca habían sonado de aquel modo,
y que dejaban dicho algo,
sencillo acaso como ellas,
pero tan verdadero, tan nuevo y tan antiguo
que os suspendió y enmudeció un instante,
como a algunos de los que os escuchaban.

***

La casa
Pilar Paz Pasamar

La casa es como un pájaro
prisionero en sí mismo,
que no medirá nunca
la longitud del trino.
Encarcelada ella
que no yo, pues la habito
conociéndola, y pongo
mi cuidado y mi tino
en algo que no sabe
ni sabrá de mi cuido.
¿No me siente por dentro
removerme, lo mismo
que se siente en la entraña
la presencia del hijo?
Me ignoran los cristales
no nos sienten los vidrios
tras los cuales luchamos
contra el mar y sus ruidos.
No sabe que en sus muros
crece el amor, que hay sitio
para soñar, y que hay mundos
y faros escondidos.
Ignora de qué modo
la nombro y la bendigo.
Le digo muchas cosas;
la pongo por testigo
de todos mis secretos.
De lejos, si la miro,
me parece que tiene
la tristeza de un niño
abandonado. Subo
sus peldaños, le digo
mi nombre, porque note
que he regresado. Giro
por su caliente espuma,
me afano por su brillo,
la quiero clara, alegre
la enciendo con mis gritos,
con el sol, con el aire
del salado vecino.
Casa nuestra, mi casa...
¡Cómo crecen sus filos!
¡Cómo crece la sombra
de Dios aquí escondido!
¡Qué inevitable y fácil
la soledad, contigo!

***

Dame
Carlos Edmundo de Ory

Dame algo más que silencio o dulzura
Algo que tengas y no sepas
No quiero regalos exquisitos
Dame una piedra

No te quedes quieto mirándome
como si quisieras decirme
que hay demasiadas cosas mudas
debajo de lo que se dice

Dame algo lento y delgado
como un cuchillo por la espalda
Y si no tienes nada que darme
¡dame todo lo que te falta!
      
***

Tiempo de lectura ⏰ < 1 minutitos de ná
Mel tercerpuente 47
La viñeta de Mel
Tiempo de lectura ⏰ < 1 minutitos de ná
Mel etp 49
La viñeta de Mel
Tiempo de lectura ⏰ 1 minutitos de ná

La navidad por mucho que queramos ser positivos parece que este año será gris en vez de blanca. Estamos viviendo unos tiempos demasiado extraños, demasiado tristes. Vuelve El tercer puente en medio de la oscuridad que la pandemia ha ido regando por las calles, por la gente, por el mundo. Vuelve a sabiendas que la hostelería está siendo castigada, que los comercios están siendo castigados, que la cultura y el mundo del espectáculo están siendo casi invisibles. Vuelve El tercer puente cansado como cansado estamos todos pero vuelve porque sabemos que pasara la tormenta y que nos abrazaremos y porque creemos en la risa y en la libertad. Dentro de la tormenta a veces nace un sol tímido que nos permite seguir adelante es por eso que mantenemos abiertos nuestros corazones en cada aventura en la que nos embarcamos. Este número se construye con la luz tenue de ese solecito pero con las manos recias e incansables de nuestros colaboradores. Es un honor para nosotros que la gran poeta Laura Casielles nos haya cedido algunos de sus textos inéditos para este número en su primer puente. 

Editorial post 3
Imagen de Couleur en Pixabay 

Volver tenemos que volver porque hay que seguir tendiendo puentes para conseguir que la distancia, la tristeza, la navidad en definitiva sea menos gris. 

Ojala podamos acercarnos un poco a vuestras pantallas y que podáis disfrutar una vez más con este número. 

Sin más aquí le dejamos ETP 47.

¡Pasen y lean!

Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

Antes de que la segunda ola del maldito Covid-19 nos pillara de nuevo, el equipo de ETP estaba preparando diferentes actos de presentación del nuevo proyecto en el que nos habíamos embarcado: el libro «Arquetipos para una pandemia». La situación nos ha impedido disfrutar con vosotros y vosotras toda la ilusión, cariño y ganas que le habíamos puesto en su realización. Es por eso que desde ETP queremos liberar algunos de los textos y portadas de este libro para que podáis disfrutarlos. Esperemos que las circunstancias epidemiológicas mejoren y pronto podamos compartir otras historias. Mientras tanto os dejamos con «Arquetipos para una pandemia», pasen, vean y lean. Esperamos que les guste.

*****

Victor clavijo web

Un arquetipo es la reducción de algo complejo a unos elementos reconocibles a los ojos de todo el mundo. Saber identificar con humor unos patrones sociales y convertirlos en grupos dignos de estudio es todo un arte. Los arquetipos de la cuarentena nos permiten conocer, a través del sarcasmo, cómo ha sido esta sociedad durante la crisis de la COVID-19. 

Como si de una reducción culinaria se tratase, sometidos al calor de una mirada analítica y sarcástica, los arquetipos de la cuarentena llevan a cada grupo social a sus elementos más esenciales y concentrados, para que el sabor sea más intenso y reconocible por parte del gourmet lector. 

El sarcasmo andaluz y la formación y experiencia como politólogo de Francisco Delgado han sido tal vez los ingredientes necesarios para que esta fórmula funcionase tan bien. 

Y en este análisis sarcástico de los distintos grupos sociales, no han podido faltar los actores. Un colectivo que, como reza uno de los titulares, siempre está en crisis y que, además, se suele significar ideológicamente. El fango de la polémica y la perpetua crisis laboral: dos características que parecen casi exclusivas de nuestro sector.

Pero durante esta pandemia no todo han sido polémicas por parte de nuestro colectivo. No han faltado las iniciativas culturales promovidas por los actores para aportar algo de luz a estos tiempos oscuros: lecturas de novelas, vídeos divertidos, entrevistas e, incluso, una serie de TVE para hablar sobre el confinamiento desde una mirada amable y divertida: Diarios de la cuarentena, que antes de su emisión fue objeto de crítica por ciertos sectores cuya animadversión hacia los cómicos es ya legendaria debido a la significación política de este colectivo. Una vez más, los actores en el ojo del huracán. 

Tampoco ha faltado el que habiendo recitado poesía para unos pocos ha encontrado un éxito inesperado cuando en lugar de un poema ha declamado la letra de un reggeaton. El encierro aviva el ingenio y lo divertido y original se hacen viral y necesario. Porque el humor espanta la angustia y no tomarnos tan en serio es la clave contra el miedo.