Tiempo de lectura 💬 2 minutos

Hombre sentado banco

Fotografía: Jesús Massó

No hay que pactar con el error, aunque parezca sostenido por textos sagrados.

Mahatma Gandhi

Hay cierto abuso derrotista hacía los que trabajan en política y, aunque es  ciertamente merecido, seguimos columpiándonos en su hilos mal tejidos, como quien no quiere la cosa. Seguimos andando de puntillas a sabiendas de sus inhospitos planes, sin percatarnos o disimulando que desconocemos que son nuestras vidas las que están siendo manipuladas.

Así pasan los días y ya ni siquiera el hastio nos sorprende. No hay inquietudes en los gestos de la gente de a píe. No se nos acaba la paciencia.

Y es que no hay nada que disculpe la incongruencia, la incoherencia y la desfachatez de los que en nombre de proyectos políticos nuevos , se erigen en defensores de verdades absolutas cuando ellos mismos son el producto más nefasto de la manipulación y el engaño; amantes de la monarquía que llegan a volverse irrespetuosos al no aceptar ni la petición de quienes consideran de sangre privilegiada.

Si alguien entreabriera de veras, las vísceras y las entrañas de un partido político, las vestiduras de los fariseos caerían por su peso. Veriamos entonces un  suelo lleno de las babas de aquellos que salivan por sentirse cerca de la poltrona del poder. Y ese es el momento en el que  todo vale; el momento en que son capaces de olvidar aquellos reproches incesantes contra la corruptela.

No todo vale, aunque muchos se hagan con todo lo que puedan en vísperas de una nueva asistencia a las urnas o en demanda de la formación de un gobierno: los espías de turno, los mejores programas, una relación de intenciones, el listado de los militantes, revelaciones, secretos y sobre todo pactos. Todos tienen claro que la cohesión es calzar el pie derecho con el zapato izquierdo sin que te salgan callos, pero se resisten; después de todo, ¿qué harían si no los podólogos?

He aquí que empieza  la traición en un canibalismo sin precedente y todo vale. No  importan las alianzas anteriores. Oportunistas de turno prefieren olvidar las sentencias salidas de las bocas de algunos y seguir siendo fuertes. Se olvidan las rencillas, se olvidan aquellas acusaciones oscuras -incluso de robo-, se olvidan los deseos de muerte y el agua se mezcla con el aceite. Alianzas contra natura. Ahora la fidelidad a los principios es tan falsa como los principios mismos que invocaban. Hay que apresurarse. Hay urgencia de pactos, no importa de qué color o sabor salga la salsa, queda poco tiempo para hacerse con el poder. Como decía Renato Leduc es pretender peinarle el cuello a la jirafa. Luego dirán que son leales a su ideario.