Tiempo de lectura ūüí¨ 3 minutitos de n√°

En 2020 no har√© Carnaval. Decisi√≥n cerrada. Otra comparsa para el tintero, y van‚Ķ, algunas. No he encontrado grupo para la idea que me rondaba. Otra vez ser√°, supongo. Un oto√Īo y un invierno para otros menesteres que hace tiempo reclaman toda mi atenci√≥n.

Dicha la noticia, cuento breve la historia de mi primera comparsa. Chiclana, primavera de 1989: yo formaba parte de la Chirigota de la Parroquia, germen de la Chirigota del Chapa. Ese a√Īo sacamos Los empajill√°os. Despu√©s de Carnaval qued√© con Chapa y Mag√ľito para anunciarles que quer√≠a intentar hacer mi comparsa. Lo celebramos por todo lo alto con litronas de guitarra y acordes cerveceros cantando cuanto quisimos de nuestro permanentemente creciente repertorio de coplas.

Y en uno de esos d√≠as de euforia apasionada que enciende la primavera, al cruzarme con Juan Estrada Cantillo, le propuse convertirse en el primer componente de mi primera comparsa. ¬ŅQui√©n es Juan Estrada Cantillo? Mi compa√Īero de clase de sexto a octavo de EGB en el Colegio Isabel La Cat√≥lica de Chiclana, que en s√©ptimo formaba parte de mi chirigota escolar Los yoqueh√© de la patria. Ten√≠a que contar con √©l. Recuerdo perfectamente aquel mediod√≠a: yo sub√≠a la calle Virgen del Carmen hacia el autob√ļs para ir a la facultad; Juan la bajaba, iba al centro; cuando nos cruz√°bamos sol√≠amos pararnos; y sin m√°s pre√°mbulo que el saludo amigo le propuse la idea; y sin m√°s ep√≠logo que una despedida me dijo ‚Äúcuenta conmigo‚ÄĚ.

Y para celebrar el treinta aniversario de mi primera comparsa
Fotografía: Fani Escoriza

Logramos cerrar un conjunto nuevo donde hab√≠a de todo: gente con una importante experiencia pese a su juventud, componentes que solo afinaban cuando les cog√≠a distra√≠dos, aut√©nticos novatos en proyectos comparsiles, y este √ļltimo era mi caso… Asum√≠ la letra, la m√ļsica, la direcci√≥n, cantar de contralto y hacer los punteaos de guitarra. Y si no llegamos a conocer a Rafael Arteaga hago yo tambi√©n los tipos de Esc√°ndalo -Espect√°culo de calle-, que as√≠ se llamaba mi comparsa de bohemios y coloristas artistas callejeros (-canutas las pasamos hasta que el sastre nos entreg√≥ los tipos tres horas antes de actuar en el concurso local de agrupaciones y por que estuvimos ayud√°ndole; un numerito; con todo, le recordamos con gran cari√Īo; al igual que a nuestro llorado Lori, que casi se lo come aquel d√≠a y posteriores).

Quedamos los √ļltimos. Bueno, los segundos de dos comparsas. Gan√≥ De lujo, de Manolo Mel√©ndez, dirigida por Pedro Mel√©ndez El Lobo, que no es su hermano pero s√≠ ha sido su mano derecha en numerosas agrupaciones. Un conjuntazo con lo mejor que hab√≠a en Chiclana (de entre lo que yo hab√≠a dejado tras cerrar mi grupo, claro); una formaci√≥n de lujo, nunca mejor escrito, cantando la exquisita letra de nuestro amigo y maestro El Bibliotecario con sus m√ļsicas que compon√≠a tarareando, porque de guitarra‚Ķ, m√°s vale callar‚Ķ Ah√≠ su m√©rito. Ten√≠amos, y tenemos aunque apenas nos veamos, gran amistad. Meses antes de Carnaval, quedamos en la entonces mi casa, la de mis padres, Chapa, Mag√ľito, Manolo y yo. Nos compartimos nuestros pasodobles. Bueno, le impresion√≥ tanto el m√≠o que se negaba a compartir el suyo. De Manolo Mel√©ndez, y tambi√©n de Pedro Mel√©ndez El Lobo, que no es su hermano pero puede que haya sido su mejor director, recibi√≥ mi comparsa su primera ovaci√≥n en la misma calle Nueva, a las puertas de Casa Juanaco (gracias, Abuelo Chano), llegando al Cine Moderno en pasacalles para actuar casi con el tiempo justo. Vellitos de punta. All√≠ est√°bamos Agust√≠n El Bombo, El Ca√Īa, Pepe Pistacho, Josemari Delgado, Chanito, Fran, El Cabo, Pacha, Nico, Antonio Puleva, Agust√≠n El Carpintero, Diego, El Lori, Juan, Eulogio, Perico Soriano y yo.

Esos d√≠as de hace treinta a√Īos andaba yo volcado de lleno en mi primera comparsa y pasaba horas y horas en mi casa carnavalesca, la Pe√Īa P√©rez Corso, ideando la historia y compartiendo cuanto se me ocurr√≠a con los m√≠os. Estos d√≠as, el oto√Īo y el invierno esta vez los dedicar√© a menesteres tambi√©n m√≠os de siempre. Decisi√≥n cerrada. Solo espero seguir acord√°ndome y echar de menos lo bueno y bonito vivido y sentido tantos a√Īos por culpa, culpita de los Carnavales.