Tiempo de lectura ūüí¨ 3 minutitos de n√°

Diez de noviembre de 2019. Esa es la fecha de las nuevas elecciones generales. Las elecciones de las elecciones anteriormente realizadas: Las Superelecciones. Esto de las elecciones se est√° poniendo al nivel de los cl√°sicos en el futbol, ya sab√©is un Barcelona-Madrid, (que eso si que es un cl√°sico y no ‚ÄúRebeldes sin causa‚ÄĚ). Todos los cl√°sicos son supercl√°sicos, pero hay lo menos tres todos los a√Īos que pasan de aquella manera‚Ķ Cuando algo extraordinario se convierte en algo ordinario‚Ķ.

Sin embargo y si verdaderamente nos llevamos la política al tema deportivo ya por derecho, ahora que se lleva tanto el running (que de toda la vida de Jordi Hurtado se le ha llamado ir a correr en chándal, pero bueno…) y que hay aplicaciones para el móvil que te ayudan con el running, por qué no hacer una APP que te ayude con los políticos.

Esta aplicaci√≥n te dir√° en tiempo real, el nivel de aguante de mentiras que eres capaz de soportar por mediaci√≥n de un reloj inteligente que te medir√° las pulsaciones. Por ejemplo, imaginemos que sin querer haciendo zapping te paras en el programa de Bert√≠n Osborne y est√° entrevistando a un pol√≠tico que va ya por la octava mentira. Entonces el medidor te dar√° fuertes descargas en la mu√Īeca para despertarte del letargo y en ese momento deber√°s salir a pasear (as√≠ de camino haces ejercicio) y decir mil veces mientras cuentas tus pasos: no volver√© a hacer zapping.

Harturinng
Fotografía: Pixabay

Gracias al GPS que llevar√° incorporado tambi√©n medir√° la distancia m√°s cercana en la que te cruzar√°s con un independentista, ser√≠a como ir a cazar Pokemons pero en este caso los Pokemons hablar√≠an catal√°n y cuando seas capaz de tener diez de ellos, la aplicaci√≥n te crea su propia naci√≥n y ya t√ļ te dedicas a cuidarlos, si por lo que sea la naci√≥n se hunde, la propia APP te devuelve a Espa√Īa por defecto.

Como buena aplicación deportiva te medirá los pasos. En este caso serán los pasos que te llevan a la derecha o a la izquierda. Si te vas acercando mucho a la derecha pues la aplicación te mide el nivel de fatiga que puedes llegar a alcanzar y te manda directamente a tu médico de cabecera, lo malo es que tu médico de cabecera se llame Abascal por lo que sea, en ese caso directamente la APP te deriva a un psicólogo y se autodestruye y te tendrías que bajar la versión Premium que es ya para fachas muy fachas.

Lógicamente te ira diciendo las calorías que vas perdiendo: Si eres capaz de ir a un mitin de Pedro Sánchez a las tres de la tarde en Sevilla en la plaza de toros, perderás aparte de casi dos mil calorías, un montón de tiempo, tiempo que deberás de ganar después leyendo la vida y obra de Pablo Iglesias pero no el Pablo de ahora sino el Pablo Iglesias Posse.

La aplicación te ira marcando tu progreso, no en kilos perdidos, sino en propia opinión ganada con lo cual la APP tendrá un dispositivo para apagar la televisión justo en el momento en el que tu mente empieza a jugarte malas pasadas y llegues a creerte que verdaderamente Ana Rosa Quintana o Susana Griso tienen la razón absoluta sobre a quien debes de votar.

Por supuesto contar√° con actualizaciones. Cuando tu aplicaci√≥n se quede un poquito obsoleta, te tendr√°s que bajar un programa para actualizarla, este programa te lo env√≠a totalmente gratis I√Īigo Errej√≥n pero ten cuidado por donde te bajas las actualizaciones porque te pueden meter un troyano o un virus chungo, este se llama UPYD (en verdad no es virus chungo, pero vamos que no te va a servir de nada, aunque unas risas te puedes echar).

Ha llegado el momento de deciros como se llamaría la aplicación. Creo que lo más conveniente y comercial seria llamarla: Harturing. Mezcla entre lo hartos que estamos de ir a decidir algo que después no saben gestionar e ing, que es como (no preguntarme por qué) terminan todos los nombres de las aplicaciones deportivas relacionadas con el running.

Espero que la aplicación os sirva de algo, de momento a mí este artículo me ha servido para tomarme a pitorreo a quienes nos toman a todos nosotros a pitorreo. Lo digo.