Tiempo de lectura ūüí¨ 3 minutitos de n√°

En estos momentos del a√Īo es cuando m√°s echo de menos a C√°diz. Porque no se echa de menos a las personas, sus calles, las playas o cruzar los puentes al entrar o al salir viendo la fantas√≠a de la bah√≠a en un d√≠a de sol. No. Se echa de menos a C√°diz. Directamente.

C√°diz no es una idea de ‚Äúciudad que alberga cosas‚ÄĚ que puedan ser de inter√©s tur√≠stico, econ√≥mico o social. No y s√≠ tambi√©n ¬Ņc√≥mo no √≠bamos a echar de menos, los que estamos fuera, la Caleta, por ejemplo?, o ¬Ņc√≥mo no √≠bamos a echar de menos las calles de la Vi√Īa? O a su gente y, sobre todo, su car√°cter. Todo eso se echa de menos, s√≠, pero a lo que quiero referirme es a la relaci√≥n afectiva, materno-filial dir√≠a yo, que tenemos los habitantes de C√°diz con ella, con la ciudad. Bueno no, que C√°diz yo no la relego a ese mero concepto de «ciudad».

C√°diz es una madre, un faro, un sentimiento que carece de personificaci√≥n, porque no es la Gades. Tampoco es una cosa f√≠sica, lo que nosotros entendemos por C√°diz no es solo una ciudad. No es igual que el resto, no es una ciudad de Andaluc√≠a y ya est√°. C√°diz es fenicia, romana, cristiana, mora, y una amalgama de culturas con m√°s de 3.000 a√Īos de historia que nos hacen entender nuestra relaci√≥n con ella con un respeto incomparable a ning√ļn otro sentimiento que se pueda tener por un pedazo de tierra.

Ciudad madre
Fotografía: José Montero

Cádiz es lo que nos falta a los gaditanos y gaditanas que estamos fuera. Y yo tengo la suerte de estar a un salto si quiero verla una tarde, pero aquellas personas que están fuera del país, o del continente, estarán ahora mismo haciendo de tripas corazón viendo Onda Cádiz en YouTube a ratos mientras fuera llueve. La gente no está contenta y, además, ni rastro de la Bahía.

En esta √©poca del a√Īo es cuando m√°s me doy cuenta cu√°nto necesito esta relaci√≥n con C√°diz. Cu√°nto la necesitamos todos y todas. Seguro que es as√≠. No conozco a nadie de C√°diz que est√© fuera que no sue√Īe con el d√≠a de su jubilaci√≥n bajando a Santa Maria a darse un ba√Īo por la ma√Īana.

Y en Carnaval se sufre más. Se sufre porque cualquier gaditana o gaditano quiere ser participe de su fiesta, la fiesta de Cádiz. La fiesta pagana más respetada y que, sorprendentemente, la iglesia no ha versionado a su estilo, y qué casualidad que de todos los sitios donde podría darse se dé en Cádiz.

Por eso en esta fecha lo que echo de menos no es el Carnaval en s√≠, porque con las nuevas tecnolog√≠as puedo ser espectadora e incluso opinar en chats o foros y ser un actor activo de la fiesta, pues casi todas y todos podemos acercarnos un par de d√≠as por la Vi√Īa y el P√≥pulo a disfrutarlo (y ya lo cuadraremos en el trabajo aunque sea echando horas) Pero no solo eso, no es solo el carnaval. Es C√°diz. Simplemente. Es esa sensaci√≥n del agua por la izquierda y por la derecha hasta entrar en ‚Äúla Avenida‚ÄĚ o divisar el corte ingl√©s y decir «hola C√°diz, que alegr√≠a volver a verte, y qu√© guapa est√°s.»

Y es en esta época porque es su época, porque es cuando más divertida está, cuando más guapa se pone, cuando más nos disfruta y la disfrutamos, cuando más tiempo estamos con ella, cuando a la alegría nada le hace sombra y cuando menos penas son las que nos rondan. Cádiz, espérate chiquilla, que voy pallá.

FIT

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los n√ļmeros y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimaci√≥n: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de env√≠o de correos. Derechos: Acceso, rectificaci√≥n, limitaci√≥n y supresi√≥n de tus datos si nos lo pides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *