Tiempo de lectura ⏰ 2 minutitos de ná

El tercer puente 12 13

Fotografía: José Montero

Estaba todo preparado. Algún medio tenía el espacio para la foto de portada y el titular en cuatro columnas. Ella, tras ratificarse en la denuncia, saldría a la Plaza de San José y entre bolsas de pescado y micrófonos de periodistas, se atusaría el fular y casi al borde de la lágrima diría que no puede tolerar que alguien la acuse de envenenar a los gaditanos con todo lo que ha hecho ella por la ciudad de Cádiz, que casi ha dado su vida por nosotros.

Pero no. Se ha quedado sin declaración, sin lágrima postiza y sin bravata en defensa de su honradez, dignidad y denodado esfuerzo por la ciudad de Cádiz. Los titulares se han vuelto en su contra y las portadas de los periódicos, en menos columnas por supuesto, por más que disimulen, ruborizan a los responsables del ridículo judicial.

Hay cosas que hay que hacerlas bien. O no hacerlas. Porque judicializar la vida política gaditana es algo desagradable. Pero si te meten un gol por la escuadra como el que le han colado a Juancho Ortiz y al marido de Mercedes Colombo archivando esta causa, la cosa pasa de desagradable a esperpéntica.

El auto de la jueza es tan ejemplar como previsible. Cualquiera que tenga el mínimo conocimiento de conceptos penales sabe que las injurias requieren de esa voluntad de atacar el honor y que el ámbito de tolerancia en el debate político es muy amplio. Sorprende que no sepan, los que se dedican a la vida política, que el margen de crítica en la actividad pública es bastante más extenso que fuera de ella. Aunque también es cierto que viendo cómo hemos pasado en Cádiz los 20 años de Teofilato puede ser que se hayan olvidado de lo que significa la expresión “margen de crítica”.

De todas formas, este auto es una de las mejores piezas de análisis político que se han escrito en Cádiz en los últimos tiempos, con dos ejes esenciales. El primero es que los alcaldes y concejales también pueden ser criticados en el ejercicio de sus funciones y eso no convierte en delincuentes a los que hacen la crítica.

El segundo es que si el agua de Loreto estaba contaminada, más lo está la prensa de esta ciudad. La prensa entrecomilla, manipula, saca de contexto,… y hace pasar lo publicado por la realidad, pero la realidad dista de lo que se publica. Y aunque alguno desde El Fénix o la Zona Franca se empeñe, lo que se publica en los periódicos de esta ciudad no es lo que pasa en las calles y el alcalde responde por lo que hace y dice, no por lo que dicen que hace y dicen que dice.

Rate this post
Banner horizontal

Banner pedropablo pre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *