Tiempo de lectura 💬 3 minutitos de ná

Creo que cada vez hay más malnacidos y “peormuertos”. Creo que cada vez hay más fantasmas ingratos que transitan por las calles, los bares, las tiendas de flores, las pescaderías, los portales webs y las casapuertas con cada vez menos conciencia de lo que los demás hacen por uno y por los demás, así en genérico. Porque como no dice el refrán “de malnacido es ser desagradecido” (que dice en verdad no agradecido, que no es lo mismo). Que se siembra constantemente una especie de cinismo sin inteligencia que al final agarra en una sociedad infantiloide, bravucona y cobardica. Una sociedad que es parecida a la de siempre pero que ahora tiene bluetooth con todas las cosas wifi de la interconectabilidad del big data y del dato encerrado en sí mismo. Por eso no está malote (tra tra) tener un prontuario en una libretita de las que se mete en cualquier bolsillo y no pita en los aeropuertos. Una libretita que diga por ejemplo “(mi padre es) un héroe un poquito raro porque en la película de su vida siempre ganaron los malos” y ya yo con eso tengo para hacerme una vida, una muerte, una eternidad y un puchero.

La gracia y las gracias
Fotografía: Javi Caravaca

Y le estoy agradecido a Manolo como se le puede estar agradecido al que te hace un favor sin pedirlo o al que dedica su vida a darte parte de la tuya. Porque se está perdiendo lo de dar las gracias, aunque a veces se las demos hasta al funcionario que te trata regular. Porque ser agradecido es la única formula para dimensionar tu posición en el mundo (no en tu mundo, de autoindulgencia y corazón vacío que se rellena con un click o cotilleos, sino el mundo mundo) y ser consciente del trabajo y el sacrificio del resto para y por el bien común. Porque la generosidad no está de moda, ya que la gente cree, equivocadamente, que no habla de uno mismo, cuando no hay nada que lo haga más y mejor.

Y yo le estoy agradecido a Manolo porque me representa (en presente y en futuro) o por lo menos creo que representa a lo que creo. Por ser el chirigotero de la clase obrera, el que cantaba con coraje y desde el coraje, desde la rabia y la razón, desde el orgullo de ser lo que era y de saber que siempre estaría del lado de los suyos, de darle al carnaval el sentido primigenio, genuino y diferencial que se había ido perdiendo (y que no es una pena, porque es lo que se ha querido) entre canalsules, gaditanos que nacen donde les da la gana y opinólogos del racataplán que creen que racataplán es el perro de Lucky Luke. Porque él sabía que la gracia era una bala más en la canana y no la única, porque tenía muy claro que lo que fuera te tenía que coger luchando. La lucha no se negocia (que dice el otro) y se aprehende más que se aprende. Ni una semana de charlas TED te puede enseñar cosas tan valiosas luego para tu vida personal que un pasodoble encorajinao y frontal, bailable y sandunguero. Y sin tener que ponerte un micrófono en la oreja y dar paseos por un escenario, porque en un escenario se canta con la voz que te sale y con un pie siempre fijo sobre las tablas.

Y yo le estoy agradecido porque una vez canté en el Falla y canté el mismo día que él. Fue en el 2004 y no salió muy bien, la verdad. Sacamos una chirigota en Madrid con mi querido Erasmo Ubera (otro al que le tengo que dar las gracias y muchas (1)) y fuimos al teatro en autobús desde la capital, cantamos (o algo parecido) y nos volvimos del tirón. Nos dieron palos por todos lados, pero una persona nos defendió y animó en la radio. Fue Manolo Santander que un rato antes había cantado cosas bonitas con Lo más feo de Cádiz. Manolo, gracias otra vez.

(1) Gracias Cabeza

FIT

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *