Tiempo de lectura 💬 2 minutitos de ná
Airon post
Fotografía: Jesús Massó

Llevo unos días en los que me asedia una marea de incógnitas que no soy capaz de despejar y voy a aprovechar esta ocasión para compartir mi frustración con vosotros y vosotras. Y además, gratis. Aunque antes me gustaría plantear unas cuestiones sencillas:

¿Os gusta el hummus o sois más de cochinillo al horno? ¿Una buena pizza margarita o mejor unos  rollitos de primavera y una docena de piezas de sushi? ¿Sois amantes del r&b, el jazz y/o el blues? ¿Os cubrís la garganta del frío poniente con una kufiyya -un pañuelo palestino- o quizá usáis un turbante como manera ‘cool’ y moderna de recogeros la melena? Si respondéis afirmativamente a alguna(s) de estas preguntas -en mi caso, así es- pasáis a la siguiente ronda.

¿Sois de Oriente Medio, Segovia o Nápoles? ¿Habéis nacido en alguna parte de China o Japón? ¿Tenéis un pasado como recolectores de algodón esclavizados en alguna campiña del noreste de los Estados Unidos? ¿Os han bombardeado vuestra casa los israelíes o quizá sois seguidores del sijismo? Si respondéis afirmativamente a alguna(s) de estas preguntas -en mi caso, no es así-, enhorabuena (excepto a esclavos, bombardeados y refugiados). Lleváis vuestras raíces, cultura y creencias allá donde vais, con el fin de expandirlas y enriquecer al resto de vuestros coetáneos. ¿O no era también esa una de las ventajas -por desgracia, menospreciada- de la globalización y el consiguiente intercambio cultural entre naciones?

Hay dos palabras que, unidas, plantean justamente lo contrario: apropiación cultural. Su simple uso conjunto ya es una aberración. La cultura, en general, no tiene dueño. Al menos, no debería tenerlo. Las composiciones, ya sean musicales, literarias, gráficas y/o cualquier recurso artístico creado en el desarrollo de su actividad sí, porque son una creación personal. Pero la identidad cultural es -y debe ser- tan libre como la identidad sexual o la identidad de género. La posibilidad de identificarnos con cualquier cultura de otra parte del planeta no es sino una virtud de nuestra globalización y no debemos minimizarla, porque es la única riqueza que aún podemos repartirnos libremente.

Sin embargo, no son pocas las voces que se desgarran en grito contra Rosalía y demás artistas contemporáneos bajo la acusación de mancillar la cultura y tradiciones andaluzas, por citar un ejemplo de actualidad. Este posicionamiento -siempre más arraigado en entornos conservadores- se asemejaría demasiado a una especie de ‘nacionalismo cultural’, en el que excluir de nuestra cultura a aquellos que no consideramos dignos. Y recuerden bien que los nacionalismos ‘de derechas’ no son constructivos porque son ‘de derechas’ y los nacionalismos ‘de izquierdas’ tampoco lo son porque son ‘de derechas’.

Dicho esto, no consigo entender cómo, en estos tiempos tan convulsos -política y económicamente-, la izquierda sigue cayendo en el error de llevar como armadura esa piel tan fina y, cómo esgrime la corrección política. Cierta izquierda plantea su lucha abanderando el bienquedismo y no parece percatarse de que está construyendo un camino moralizante hasta unos límites en los que su propia satisfacción ética se ha vuelto suicida.

FIT

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *