Tiempo de lectura ⏰ 4 minutitos de ná

Uno no puede saber lo que va a ocurrir en tres meses a nivel político, ni a nivel vital. Uno no sabe si acaso en unos días le va a tocar la lotería, o si el Noli va a hacer otra preciosa música de pasodoble, pero pueden hacerse algunas previsiones. En la Escuela Pública de Cádiz, y de Andalucía en general, hay un caos pretendido por la Administración y es por eso que para ellos, dentro de escasos dos meses, aparentemente todo va a ser exactamente igual que septiembre del año pasado, o más o menos.

Esa teatralizada tranquilidad sólo es una gran cortina de humo para continuar con las políticas de privatización y liberación del “mercado” educativo. Y digo “mercado” así, entre comillas, porque básicamente es un oxímoron. Son palabras que nunca irán unidas, mercantilizar a estudiantes, familias y docentes es imposible. Como mucho se podrá mercantilizar su instrucción. Instrucción en un sentido estrictamente educativo, como una suerte de aprendizajes dirigidos a un futuro consumidor dócil, un futuro trabajador explotado o un futuro cegado creyente.

Los escenarios de la nueva normalidad en la escuela gaditana
Fotografía: Fran Delgado

Cierran colegios en Cádiz para abrir centros de formación privados, pero eso no va a implicar una mejora para la ciudad. Cádiz vive en la fantasía de educar a sus hijos en colegios privados, y sus hijos huyen de su ciudad. Pero este sería tema de otro artículo.

Pero es en esta nueva normalidad de liberalización del mercado de la educación en la que nos vamos a mover en clave gaditana.

La escuela pública es la única que realmente va a defender el espíritu democrático y la libertad. Una escuela que no te va a decir cómo tienes que pensar, que no te va a poner en cuestión cómo tienes que sentir, ni a qué te debes dedicar, pero sí te va a exigir que pienses, que sientas y que seas tú. La pública es única, singular. Como ente aglutinador de la diversidad, como ente igualitario. La Administración, sin embargo, va a preferir dar riendas sueltas a la gestión homogeneizadora de la privada, subvencionada con fondos públicos. Sí, subvencionada, pero privada, que no se nos olvide: privada. Imponiendo el caos administrativo y con una opaca gestión que muestre sólo una retahíla de instrucciones relámpago, contradictorias o laxas que pongan en constante riesgo la capacidad de acción de los centros públicos y de su profesorado.

En la nueva normalidad intentarán convencernos de que sin inversión se puede combatir al COVID, al cambio climático y a todas las injusticias sociales que surjan de esa dejadez. Una “mano invisible” que regule lo educativo (y lo público, en general), lo medioambiental y lo social. Y en esa inercia comunicativa falaz aumentarán los privilegios de unos pocos.

Pero centrémonos. Cosas concretas.

Por ejemplo, en septiembre habrá una norma que diga que los grupos de clase deben organizarse como burbujas que no se tocan entre sí (grupos de hasta 35 alumnos y alumnas, un sin sentido), pero peor aún, después en los comedores se mezclarán esas burbujas rompiendo la ya débil norma. Las familias están muy preocupadas por sus hijas e hijos, exigiendo que se baje el número de alumnado por clase.

En la nueva norma habrá directivas que estén en el filo de la navaja con un pie en los juzgados por intentar aplicar normas COVID sin recursos, con una aparente autonomía sin financiación y, en muchos casos, teniendo que afrontar maratonianas jornadas de trabajo hasta la extenuación sin saber por dónde llegarán los nuevos problemas.

En la nueva norma el alumnado más vulnerable se va a desconectar, aumentará el absentismo, la brecha digital… aumentará en definitiva la desigualdad. En la escuela va a aumentar la desigualdad, y en la escuela andaluza va a ser muy significativo, quedará en los anales de la hoja de ruta del consejero y el presidente del gobierno andaluz.

En la nueva norma llegará de nuevo el proceso de escolarización y la Comunidad Educativa tendrá una y otra vez que salir a poner el foco en la injusta y tramposa estrategia de ir cerrando líneas. Año tras año, viendo atónitas cómo se vulneran derechos.

Entonces, ¿qué? ¿Claudicamos?

No, en la nueva normalidad hay grandes posibilidades de atraer colectivos, ideales, propuestas admirables de nuestro lado para la educación pública. Es un momento maravilloso para entender profundamente qué quiere decir Participar en la Comunidad Educativa, y esto lo vamos a ver. Y lo estamos viendo, desde que ha comenzado la desescalada en tan sólo un mes y poco se han organizado decenas de movilizaciones en Andalucía y muchas en nuestra capital, sumando a alumnado, profesorado, familias, personal de limpieza, colectivos LGTBIQ+, etc.

Vamos a ver a los barrios defendiendo sus escuelas (esas que son parte de su pulmón vital), vamos a exigir la necesaria educación pública contra los movimientos racistas, machistas, homófobos… ya lo estamos viendo.

Surgirán nuevos consensos, nuevas complicidades. Y si somos los suficientes surgirá un nuevo concepto de escuela. Lo que pasa es que tenemos que reivindicar la escuela que necesitamos, la inclusiva, la de calidad, la igualitaria… porque si no, igualmente también surgirá esa nueva escuela pero liderada por el mercado. Hay una silenciosa carrera entre los diferentes paradigmas. Tenemos que ser audaces, saber establecer buenas relaciones entre los diferentes elementos de la Comunidad Educativa y aunar nuevas complicidades.

Convencer a la vecina, hablar con el pescadero, participar en tu AMPA, mover a las compañeras del claustro, llenarlo todo de sentido común. En nuestra mano está, nadie lo va a hacer por nosotras.

Rate this post

Banner arquetipos

Banner pedropablo pre

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Tercerpuente

Quorum libros

Banner habana etp

Rimada

Imprintta

Hidalgo

Capsula

Laherida

La casapuerta

Sin título 1

1 thought on “Los escenarios de la nueva normalidad en la escuela gaditana

  1. Así es, en tiempos de incertidumbre es necesaria la reflexión sobre los principios que sustenta la Escuela Pública y el compromiso de acción donde es fundamental la participación activa y transformadora de la acción educativa comunitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.