Tiempo de lectura ???? 2 minutitos de ná

Llegan las navidades. Periodo de fiestas, cenas en familia (recuerda que para tu cuñado el cuñado eres tú), consumismo desmedido de cosas que que nunca utilizaremos y mensajes políticos ñoños de solidaridad impostada. Esto es así, menos en Cádiz. Aquí los de VOX van sin caretas y han felicitado la navidad con una imagen racista en la que los reyes magos son de un blanco caucásico sólo comparable con el WASP (White, Anglo-Saxon and Protestant) votante de Trump. Es lo que pasa, se comienza blanqueando a la ultra derecha y se termina con 52 escaños en el parlamento y con Baltasar más blanco que Boris Johnson con gastroenteritis.

Es, precisamente, Johnson el aplastante ganador de las últimas elecciones en el Reino Unido. La versión más cercana al populismo del partido Tory y su Get the Brexit done han arrasado. Un síntoma más que se añade a los Trump, Bolsonaro y compañía que poco a poco van calentando el agua del cazo en el que nos encontramos, como la rana que no sabe que acabará muerta, pero, en este caso, la rana es consciente y se encarga ella misma de avivar el fuego. Deberíamos pensar sobre el irremisible instinto de una sociedad que camina convencida hacia su propia muerte.

Navidades blancas
Ilustración: Pedripol

Mientras una izquierda tibia no se recupera del daño que hizo el tándem socioliberal de Blair-Giddens y su Tercera Vía, la derecha populista ocupa nuevos espacios políticos y se convierte en una ola difícil de parar. Por otro lado, existe una corriente que cree que cuanto peor, mejor. Que es necesario que se llegue a una situación extrema para, desde los escombros, construir una nueva sociedad, obviando la tragedia humana que sería inherente a ese proceso. Las alternativas parecen difíciles.

Reflexionemos. Construyamos una ciudadanía que se muestre impermeable a ese discurso, Hagámoslo desde la crítica y el aporte colectivo de la participación de todos. En estos tiempos, en los que desde los medios encontramos la amplificación de ese discurso populista, reaccionario y ultranacionalista, es cuando iniciativas como El tercer puente cobran todo su sentido. Más que nunca, se necesita edificar un contrapoder que se enfrente a ese discurso de extrema derecha que nos lleva al colapso y al suicidio como colectividad..

Por eso volvemos: con más crítica, más cultura, más conciencia y con más ganas que nunca. Para que el 2020 que viene sea el comienzo de una toma de conciencia de la situación que vivimos. Esa es la premisa que debemos de constatar para, desde ahí, avanzar colectivamente hacia un futuro en el que podamos reconocernos delante del espejo como una sociedad solidaria, igualitaria, sostenible, social y fraternal. Una comunidad de hombres y mujeres libres, sin miedo; en la que una felicitación navideña con tres reyes magos sea la representación de un mundo plural y diverso; en el que la intolerancia y el odio no tengan cabida. Pasen y lean.

FIT

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *