Tiempo de lectura ⏰ 3 minutitos de ná

Pettenghi

Fotografía: Jesús Massó

Si el Jefe del Estado (también llamado rey) ha tardado 40 años en reconocer que la dictadura fue una dictadura, ¿cuánto tiene que pasar para reconocer la verdad y otorgar justicia y reparación a sus víctimas? ¿Cuánto falta para que España deje de honrar al dictador con un mausoleo? Perdona la insistencia, pero ya es 18 de julio otra vez, y resulta que en España, a diferencia del resto de países, el fascismo no fue vencido. Y de aquellos polvos, este lodo llamado franquismo sociológico que se atrinchera tras ese “No agitar viejos rencores”, tal como ha dicho el Jefe del Estado (también llamado rey) para que no se hable de los asesinados en las cunetas.

La derecha española nunca se equivocó de enemigo. Nunca. Y hoy tras 40 años de franquismo y otros 40 de un chasco llamado Transición, vive cómoda en una calculada ambigüedad. Compactada alrededor del PP, repite que no tuvo nada que ver con el franquismo. Si es cierto ¿por qué se sienten aludidos cuando sale a relucir el asunto? ¿A qué vienen esos eufemismos de “guerra fratricida” y no llaman a las cosas por su nombre: un golpe militar contra la legalidad republicana? No se entienden sus recelos para hablar de las fosas comunes en las cunetas y de la impunidad de los torturadores: “Volved la espalda a los que os hablen de la Guerra Civil” (Javier Arenas). Y aún menos se entiende su desprecio: “Las víctimas de Franco sólo se acuerdan de sus familiares cuando hay subvención” (Rafael Hernando)…

Tienen una idea patológica de España provocada por el quiste franquista del que nunca han sanado, y se alteran porque la verdad pueda poner en peligro sus dogmas y sus verdades pétreas basadas en ese pasado infectado, la Cruzada según los obispos.

Durante décadas, aquí en Cádiz nada se hizo, se fueron muriendo los viejos supervivientes de aquel horror, derrotados y rotos, que perdieron a su familia, su trabajo y su dignidad. Sus hijos tragaron otra vez el aceite de ricino del olvido en el Casino Gaditano, y vieron como el tiempo borraba las manchas de sangre inocente en los portones de la Plaza de Toros. Sus nietos ven cicatrizar sus heridas de espaldas al pasado. Tanto, que quien se ocupa hoy de sus abuelos son los arqueólogos.

Sirva de ejemplo que Franco mantuvo su medalla de oro de la ciudad ¡hasta 2008! Con todo, cuando Izquierda Unida propuso su retirada el PP se hizo el remolón, puso pegas y acusó a la oposición de “forzar un debate trasnochado”, y a la prensa de “ejercer presión”. El hoy portavoz Romaní, decía molesto: “Eso es algo que no le importa a los gaditanos. La gente se preocupa por si la ciudad está limpia o hay policía”. Hemeroteca, señores…

Hay que bucear mucho en la hemeroteca para encontrar apenas un gesto, como el monolito que prometió erigir en 2006 (que, claro, nunca se colocó) para recordar a las víctimas de la Guerra Civil, con el bochornoso texto: “En memoria y recuerdo de los luchadores de la libertad que perdieron la vida en defensa de sus ideales”. Pretendían igualar a los caídos de los dos bandos: una falsedad y un fraude histórico. Los vencedores caerían por Dios, por su bandera o por lo que fuera, pero no por la libertad. La prueba es que la prohibieron durante los 40 años que duró su victoria.

Y todavía esta derecha actual, sobrina carnal del franquismo, dice que eso de mirar atrás es reabrir heridas y que todos fueron igual de malos. Lo dice hasta el Jefe del Estado (también llamado rey). Otra vez 18 de julio…

Aytodecadiz movilidadsostenible nuevanormativa digital v001 etp gigabanner 800x200px 80

Banner pedropablo pre

Pepe libro nuevo

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Tercerpuente

Quorum libros

Banner habana etp

Rimada

Imprintta

Hidalgo

Capsula

Laherida

La casapuerta

Sin título 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *