Tiempo de lectura 💬 3 minutitos de ná

masso flamencas completa

Colectivo vs Lobby

No nos llegan demasiadas noticias sobre lo que se está negociando en torno a la renovación al Patronato del COAC. Se sabe que se andan celebrando reuniones al respecto, pero poca luz existe sobre lo que se está negociando o, lo que es más preocupante, diseñando. Como con el TTIP, si me permiten la ironía. Mala señal. Un futuro órgano rector del concurso que aspire a superar el modelo siciliano excluyente que le ha precedido en estas décadas pasadas no pueda ser, desde sus primeros encuentros, tan opaco para la mayoría de implicados. Cierto es que se filtra alguna información de lo que se habla, pero suele girar en torno a temas ridículos o irrelevantes para la gran mayoría (a los pies de la mesa del señor peleamos por las migajas de internet).

De este goteo, que leído entre líneas nos deja entrever más de lo que parece, hay una información que se nos antoja especialmente significativa: el concejal (de Participación Ciudadana, no olvidemos) aconseja a los implicados que se organicen en algún tipo de asociación y eso, desde luego, ha de ser el primer paso. Pero con eso no basta. Asociaciones fantasmas ya tenemos. Cuatro elefantes no forman manada. Lo que hace falta es otro tipo de Asociaciones. De nada nos sirven modelos asociativos que no estén consensuados por todos los implicados o que no aseguren cierta legitimidad democrática y abiertamente representativa. Eso ya lo hemos vivido y sabemos bien en qué deriva. Es un inexcusable deber del Equipo de Gobierno velar con absoluta firmeza porque las Asociaciones a las que se vaya a entregar voto de calidad en las decisiones de la futura Junta Ejecutiva del COAC tengan garantizados unos mecanismos reales de participación y de consenso. Y si no se cumple este requisito básico, hay que explicar claramente que, por purita coherencia democrática -e ideológica-, no se puede aceptar a ninguna pseudo-asociación como legítimo representante de nada ni de nadie. Sustituir viejas élites caducas por otras nuevas no es, para nada, un cambio. Y queremos creer que ahora vivimos momentos históricos de cambio, de transformación y de empoderamiento. En la ciudad y también, por supuesto, en el Carnaval. Son tiempos de horizontalidad y de autogestión popular. No de cortijismo, de minorías auto-representativas ni de despotismo ilustrado. O creemos de veras en el poder del 99% o no creemos. Y en esto la firmeza municipal ha de ser inquebrantable.

Podrán ustedes decir que el Ayuntamiento no puede ni debe meterse en cómo se organiza de puertas para adentro cada asociación ni en la forma de redactar sus estatutos. Y eso es cierto. Pero sí que puede, por el contrario, decidir qué organización garantiza, al menos estatutariamente pero también en la praxis, un funcionamiento interno realmente democrático (y cuál no) a la hora de concederle (o negarle) representatividad en un órgano rector que ha de ser inclusivo, plural y nunca excluyente. Hay que saber distinguir un colectivo real de un lobby de presión que solo busque la defensa de sus intereses particulares.

Lo contrario es lo que ya teníamos. Lo contrario es disfrazar de cambio el mismo régimen de estamentos cerrados. Lo contrario es dar la razón al enemigo y a sus lógicas.

Y para eso, amigas y amigos, no es necesario fingir una revolución.

Fotografía: Jesús Massó

Recibe "El Tercer Puente" en tu buzón

  • Responsable: El Tercer Puente Sociedad Coop. Andaluza. Finalidad: Para enviarte los números y avances de eltercerpuente.com a tu email. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: MailerLite, nuestro servicio de envío de correos. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides.

Aytodecadiz abriendobrecha digital v001 etp gigabanner 1140x200px 80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *